Recuerdos


Ahora ya no hay agonía, ahora todo es felicidad. Se podría decir que ahora mismo veo la vida de color rosa y que tengo una cantidad de tontería en el cuerpo, que sería capaz de hacerme entrar en el libro de los guiness. Tengo ganas de saltar, de reír, de llorar. De echar piedras al agua y de comerme un Donuts de esos con polvitos de azúcar glas y crema de fresa. Ana y Mia están empezando a dar sus frutos por fin. Tengo ganas de perder de vista a Mia, pero Ana, sé que ella siempre seguira conmigo. Cualquiera diría que tengo a estas dos como amigas, pero el gran señor no miente y sé que ella está conmigo, lo noto. Lo noto cuando la escucho, cuando mis fuerzas crecen a pesar de lo que digan. La gente me llama loca, y no le falta razón. Pero no son ellas quienes me llevan a la locura. Yo creo que es locura a causa de la felicidad. La locura de entrar al agua durante una tormenta, de chapotear felizmente mientras litros y litros de agua caen a mi alrededor. La locura de tocar lo prohibido en mitad de una playa. La de meterse desnuda al mar, la de besarse bajo el agua. Tengo mil locuras cometidas, y millones por cometer. Tengo locuras prohibidas, locuras atrevidas, insanas, completas.... pero la felicidad es parte de cada una de ellas y a mí, me va la felicidad.

Leave a Reply

Seguidores